martes, 2 de mayo de 2017

La Prostituyente de Maduro por Remy Liscano

“Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición.” Napoleón Bonaparte Hasta hace pocos meses ni se pensó de soslayo la idea de que en este instante los Venezolanos estuviésemos sumergidos en una discusión tan fastidiosa y repetitiva como la que hace ya 18 años nos tuvimos que calar al llegar el Popular y demagogo presidente Hugo Chávez, apenas habiendo ganado ampliamente las elecciones por allá en 1998, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, para como decía de manera iracunda “El Comandante” “para refundar el estado y crear un nuevo ordenamiento jurídico” es decir en palabras bonitas, subvertir el orden actual que no le era favorable en aquel entonces e imponer el propio, que lo llevaría a gobernar el país cual emperador todopoderoso hasta el día que se murió de una infección respiratoria que contrajo en una clínica de la dictadura cubana mientras lo operaban de cáncer por cuarta vez, bueno señores el 1 de Mayo en medio de un acto de calles de muy mermado poder de convocatoria, Nicolás Maduro el excesivamente impopular autoproclamado “Hijo de Chávez” anuncia que convocara a una nueva asamblea constituyente para cambiar la constitución a la que se cansaron de catalogar como “la más perfecta del mundo” que duraría más 100 años, al parecer ya no ven en ella esa longevidad y es necesario desecharla y crear una nueva más apropiada para él y su impopular gobierno. Sin embargo esa constituyente no será como su antecesora liderada y admirada por su padre putativo Hugo Chávez, no señor, será muy distinta, obviamente esa diferencia radica en la forma en la que será convocada, conformada y aprobada, según las primeras palabras de un iracundo, jadeante e improvisado Nicolás Maduro en la Av. Bolívar será una “Constituyente Comunal” (un término un poco raro tomando en cuenta que en la constitución de 1999 no aparece la palabra “comunal” por ninguna parte) y que estaría conformada por 500 miembros de los cuales 200 o 250 serían designados o nombrados por las asambleas populares, consejos comunales o comunas y el resto por los municipios en elecciones directas. Bueno, como pueden darse cuenta del gran talante democrático y representativo de dicha propuesta, (nótese el tono de sarcasmo) lo primero que debemos saber es que el gobierno de Maduro (el hijo de Chávez) se sustenta para decretar esta convocatoria apoyándose básicamente en 3 artículos de la constitución de 1999 (que curiosamente es la misma que ellos quieren eliminar con la constituyente) el primero de ellos el artículo 348 que dice así: “La iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrá hacerla el Presidente de la República en Consejo de Ministros; la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de la dos terceras partes de sus miembros; los Consejos Municipales en cabildos, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos; y, el quince por ciento de los electores inscritos en el registro electoral.” Y el otro que usan es el 347 que dice así “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar al Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.” Y el 349 que dice así: “El Presidente de la República no podrá objetar la nueva Constitución. Los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Constituyente…” De acuerdo a lo expuesto el gobierno de Maduro usa la constitución de 1999 para convocar a una asamblea constituyente para entre otras cosas, eliminar esa malvada asamblea nacional adeco-burguesa (si esa misma elegida por la mayoría del pueblo en elecciones libres y que por cierto a los partidos chavistas les dieron la más grande de sus palizas electorales de nuestra historia democrática) porque no hace lo que a su gobierno le parece debe hacer y por ende es necesario eliminarla y crear una instancia más cómoda, por eso se dio a la tarea de convocar a sus Juristas revolucionarios (a los que por cierto les encantan los vehículos marca mercedes Benz) para que lo ayuden a elaborar el ambicioso y democrático proyecto de asamblea, donde el mismo determinara cual será el número de miembros, la forma de su elección, y el tipo de constitución que van a aprobar o no (todo en el revolucionario marco de la democracia absoluta claro, claro), si analizamos los artículo que han usado de la constitución de 1999 para avalar semejante parapeto, el primero que sacan el 348 donde se establece palabras más, palabras menos, que el presidente tiene LA INICIATIVA de convocatoria, léase bien, INICIATIVA, no que puede convocarla, ya que el artículo anterior es decir el 347 reza de manera muy literal que “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente” el señor Maduro está asumiendo al convocarla directamente “el poder constituyente originario” que le corresponde “al Pueblo” ¿y quienes son el pueblo? ¿Son las comunas, los consejos comunales, sindicatos y las asambleas populares? ¡NO! El pueblo son todos, absolutamente todos los habitantes de este país! Por eso resulta curioso que Maduro diga que de los hipotéticos 500 miembros que tendrá esa asamblea nacional constituyente “200 o 250” deban ser designados por esas instancias que por casualidades de la vida en el caso de las comunas, asambleas populares y consejos comunales son administradas y manejadas por el gobierno a través del ministerio de las comunas, y por los sindicatos (que estén autorizados por el ministerio del trabajo a operar como tales) es decir la mitad de los miembros de esa asamblea constituyente serán designados por organismos controlados y/o autorizados por instancias del gobierno y administrados directamente por el mismo maduro (en un gran despliegue de democracia participativa). Otra de las curiosidades que muestra Maduro con el anuncio de esta fabulosa idea constituyente (nótese de nuevo el tono de sarcasmo) es que sea el mismo maduro quien diga el número, la forma y la manera en la que deban elegirse los representantes ya que el articulo 348 solo le da al presidente la iniciativa de la convocatoria, ni en ese ni en ningún otro artículo de la carta magna se le abroga ni autoridad ni “carta blanca” al presidente para decir cuáles serán las condiciones de elección de los eventuales constituyentistas, recordemos que en 1999 Hugo Chávez firmó el decreto convocando a referendo para preguntarle al pueblo si quería o no una asamblea constituyente y en ese mismo proceso se le pregunto al electorado si aceptaba o no las condiciones de dicha convocatoria redactadas por Chávez (que por cierto en ese entonces fueron modificadas parcialmente por el CNE), en ese entonces esa consulta fue aprobada con más del 70 por ciento de los votantes, mal podría el gobierno asumir competencias que no le corresponden a menos claro que la sacrosanta e imparcial sala constitucional del TSJ (si esos mismos que le dieron un golpe de estado a la Asamblea Nacional electa por el pueblo) digan que Madurito tiene razón y los malucos opositores están locos y no les sale nada. Si nosotros nos pusiéramos más analíticos con esto de la constituyente de Maduro, y en realidad nos sentáramos un rato con un café frente a la ventana a leer la constitución sin ser abogados ni juristas cualquier idiota se diera cuenta que todo este reality Show montado por el gobierno un día bastante irónico para el gobierno como es el día del trabajador (irónico porque todos sabemos que a Maduro no le gusta que la gente trabaje por ser reposero y puentero profesional) no es más que un subterfugio para no convocar unas eventuales elecciones regionales, municipales o de lo que sea porque esta consciente que no las ganaría ni haciendo brujería, la misma naturaleza de la convocatoria de la forma en la que la esta haciendo es una muestra inequívoca de caradurismo e ilegalidad basta con leer cosas sencillitas como el artículo 5 de la constitución que dice: “La soberanía reside INTRANSFERIBLEMENTE en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en la Constitución y las leyes, e indirectamente mediante el sufragio por los órganos que ejercen el Poder Público.” Al convocar una asamblea constituyente la soberanía se estaría ejerciendo por el pueblo indirectamente a traves de los miembros de esa asamblea constituyentes los cuales de acuerdo a este artículo deberán hacerlo mediante el sufragio y si nos leemos el artículo 63 leemos lo siguiente: “El sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas. La ley garantizará el principio de la personalización del sufragio y la representación proporcional.” Es decir señores, no es necesario ser un Jurisconsulto con un mercedes Benz ni ir de vez en cuando al malvado imperio a comprar en Wal-Mart para saber que las personas que formaran parte de esa asamblea constituyente deben ser elegidas de manera “directa, secreta y universal” y que tanto las condiciones de elección como el proyecto que de esa asamblea salgan deben ser aprobados en mayoría por el soberano al que de acuerdo con la constitución (que les guste o no a los apoyadores del chavismo está vigente) debe hacerse vía referendo aprobatorio, porque si la constitución actual fue aprobada por una mayoría vía elecciones libres y democráticas no se puede usar un dudoso “sistema alternativo” al usado en 1999 para cambiar o modificar el actual marco constitucional y por ultimo quisiera responderle a los que dicen que en la constitución no se establece que una hipotética nueva asamblea constituyente y una nueva constitución deba ser aprobada via referendo los invito a leer no un artículo si les da mucha flojera leerlos, si no el preámbulo que es parte viva de la constitución y un resumen de lo que significa que en su último párrafo dice: “en ejercicio de su poder originario representado por la Asamblea Nacional Constituyente mediante el voto libre y en referendo democrático” Creo que más claro que el agua esta, buscar otras interpretaciones leguleyas es solo querer meter lo que se conoce como una “Cabra” a la constitución y, dependerá de nosotros la inmensa mayoría de los Venezolanos que ya no queremos ni aceptamos imposiciones ilegales de este desastre de gobierno que no se da cuenta que cada día es más repudiado, asumir las riendas y así evitar que se consuma una asquerosidad jurídica, una abominación del estado de derecho, Srs. Dirigentes de Oposición, como leí por ahí, si van a vendernos y traicionarnos una vez más, díganlo ahora, para ahorrarnos unos muertos, pero si en verdad vamos a reconquistar nuestro país, tenemos que hacerlo ya!.

No hay comentarios: